Y al fin, un tribunal para Camboya

A finales de los noventa, la Administración Clinton decidió que la defensa de los Derechos Humanos era un buen eslogan electoral y decidió encabezar la reivindicación de tribunales internacionales que enjuiciasen a líderes culpables de masacres. Así se iniciaron en Camboya unas negociaciones que se prolongarían hasta el 6 de junio de 2003 para crear un tribunal que se ocupase de la tragedia orquestada por los Jemeres Rojos.

Tres años más tarde, en el verano de 2006 y con un presupuesto de 53 millones de dólares[1], abría sus puertas en la capital camboyana las Salas Extraordinarias de la Corte de Camboya, nombre que recibiría este tribunal ad hoc[2], creado con un fin específico: enjuiciar a los líderes jemeres que seguían vivos. Sin embargo, este éxito se vio ensombrecido por la muerte en la cárcel de Ta Mok, el carnicero del régimen. El tiempo corría en su contra, pues la mayoría de los procesados eran ya octogenarios.

Al año siguiente, “Duch”, Noun Chea, Khieu Samphan, Ieng Sary y su mujer Ieng Thirith serían detenidos por orden de las Cámaras Extraordinarias acusados de crímenes contra la humanidad.

Aunque hayan pasado más de 30 años de los hechos, en aquel acuerdo se reconoció que los crímenes cometidos durante la Kampuchea Democrática “continúan siendo asuntos de vital interés para la comunidad internacional en su conjunto” ya que es legítima la preocupación del Gobierno camboyano y de su pueblo por “la búsqueda de la justicia y reconciliación nacional, estabilidad, paz y seguridad”.[3]

Sin embargo, en él solo podrán ser acusados altos líderes y mayores responsables de la Kampuchea Democrática. Por tanto, cualquiera que ejerciese una responsabilidad en un cargo medio o bajo queda excluido.

Según un estudio realizado por el investigador del Tribunal, Steve Heder junto a su compañero, Brian Tittemore, concluyeron que, eliminando a esos mandos medios y bajos y a todos los que habían fallecido desde 1979, solamente unos 60 líderes podrían ser juzgados de acuerdo con el mandato del Tribunal[5].

Sin embargo, esta aproximación fue realizada en los años noventa, por lo que casi una década más tarde, esta cifra, ya de por sí paupérrima en relación con la magnitud de la tragedia y de los responsables de ella, es incluso inferior. Son los casos de Pol Pot o Ta Mok o también, por dar otros ejemplos con nombres mencionados a lo largo del expediente, de Son Sen o Khieu Ponnary.

Por otro lado, el tribunal tiene también un límite temporal: solo podrá investigar los crímenes cometidos entre el periodo que abarca entre el 17 de abril de 1975 y el 6 de enero de 1979, es decir, el tiempo que duró el régimen de Pol Pot.

Este marco tiene importantes consecuencias porque significa que todos los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos antes y después del régimen de los jemeres rojos son excluidos.  “Es bueno poner a los jemeres rojos en el banquillo, pero ellos no son los únicos perpetradores de genocidio. Los Estados Unidos destrozaron Camboya y ¿quién va a condenarlos a ellos?”[6] Son palabras del Padre Francois Ponchaud, víctima también de la guerrilla.

Desde la ONU se explicó que era por razones presupuestarias. Un periodo más amplio aumenta el número de investigaciones y los años de trabajo del tribunal. Por tanto, también el golpe de Estado de Lon Nol (apoyado por EEUU) o la invasión de Vietnam, son hechos que tampoco se debatirán jamás en una sala de justicia.

A mí me suena a una desvergonzada excusa. Se trata de la senda correcta. De buenas intenciones. Hacer justicia. Devolver la paz. Hacer memoria. Sin embargo, es francamente cínico que el resto de las partes: Francia, EEUU, la propia ONU; no reconozcan su parte de culpa en el auge y expansión de aquella guerrilla comunista. Obviamente les interesa más acallar lo ocurrido, echar tierra sobre el asunto y que toda la responsabilidad recaiga sobre unas personas cuyo odio visceral hacia las potencias fue sembrado por ellas mismas, con sus bombas, destrucción, y benevolencia.

Marisa López

@sisulopez

Fotografía Khmer Rouge verdachte Duch in de rechtbank, 26 July 2010. Bron: United Nations.

Marisa López

@sisulopez

 

[1]  De esa cifra, el gobierno camboyano solo tendría que aportar 13,3 millones de dólares aunque finalmente la Unión Europea sufragó su parte; la mitad fue aportada por los Japón (más de 20 millones) y el porcentaje restante corrió de la cuenta de franceses y australianos

[2] Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia (ECCC)

[3] AGREEMENT between the United Nations and The Royal Government of Cambodia concerning the prosecution under Cambodian law of crimes committed during the period of Democratic Kampuchea. 6 June 2004

[4] AGREEMENT between the United Nations and The Royal Government of Cambodia concerning the prosecution under Cambodian law of crimes committed during the period of Democratic Kampuchea:  “The purpose of the present Agreement is to regulate the cooperation between the United Nations and the Royal Government of Cambodia in bringing to trial senior leaders of Democratic Kampuchea and those who were most responsible for the crimes and serious violations of Cambodian penal law, international humanitarian law and custom, and international conventions recognized by Cambodia, that were committed during the period from 17 April 1975 to 6 January 1979. The Agreement provides, inter alia, the legal basis and the principles and modalities for such cooperation.

[5] HEDER, Steve y TITTEMORE, Brian. Siete candidatos a perseguir. Contabilidad de los crímenes de los Jemeres Rojos Phnom Penh: Centro de Documentación de Camboya, 2001

[6] AGUIRRE, Mark. op.cit. 43

 

2 Replies to “Y al fin, un tribunal para Camboya”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s