La derrota de Lon Nol. La victoria de los jemeres rojos.

C5-154424489-480x337En 1975, el caos gobernaba Camboya. Los mensajes pesimistas sobre el desarrollo de la guerra civil que llegaban a Washington enviados por sus embajadores, empiezan a aumentar de forma alarmante. Después de nueve millones de dólares gastados (el equivalente a 10 años del Ingreso Nacional de Camboya)[1] y sin confianza alguna ya en la victoria, alientan a Lon Nol a abandonar el país con la esperanza de facilitar una solución política al conflicto.

Dos semanas después de su huida, el 17 de abril de 1975, los jemeres rojos entran en Phnom Penh en loor de multitudes. Desde la mirada de aquellos inocentes ciudadanos, cansados de tanto sufrimiento, la entrada de la guerrilla suponía el fin de la guerra, de las bombas, del hambre; la liberalización del yugo americano y la llegada de la paz. Apenas 24 horas fueron suficientes para que aquellos jóvenes vestidos de negro con un pañuelo rojo al cuello hicieran ver que no eran sus libertadores, sino sus nuevos verdugos.

@sisulopez

—————-

[1] AGUIRRE. Mark. Camboya. El legado de los jemeres rojos. Mataró: El Viejo Topo, 2009, pág. 109

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s